Los Quiñones

Peralejos De Las Truchas, Guadalajara
Los Quiñones

Descripción

Confortable hotel rural, situado en el corazón del Parque Natural del Alto Tajo, en el pueblo de Peralejos de las Truchas.

Características y servicios

  • Rutas 4x4
  • Adaptado a discapacitados
  • Admite animales
  • Barbacoa
  • Caballos
  • Calefacción
  • Chimenea
  • Cocina
  • Rafting
  • Juegos de mesa
  • Teléfono
  • Televisor
  • Rutas en Bicicleta

Lo que comenta el propietario

El HOTEL RURAL LOS QUIÑONES, de 1 estrella, se encuentra ubicado en la preciosa localidad de Peralejos de las Truchas, en la comarca del Alto Tajo, en Guadalajara. Fue construido en el año 1995 y totalmente renovado en 2003, por lo que reúne todas las condiciones para garantizar la comodidad de sus clientes.
Construido en piedra con un estilo totalmente rural, tiene una superficie total de 1600 m² y presenta un buen estado de conservación.

Ubicado en lo alto de una colina, desde donde se divisan los cañones del rio Tajo.
Edificado siguiendo las líneas arquitectónicas tradicionales, su tranquilidad y la belleza del paisaje que lo rodea lo convierten en el lugar ideal para su descanso.
Compuesto por 10 casas para 2/4 personas y dos casas para 4/6 personas.
Todas las casas son exteriores, de piedra y estan confortablemente equipadas.
Disponen de salon comedor (con televisión , chimenea y sofá -cama ), cocina (equipada y con microondas),cuarto de baño y uno o dos dormitorios con cama de 1.50 m. más cama supletoria.
En nuestro comedor podrán degustar nuestra exquisita cocina elaborada con productos de temporada.


HABITACIONES
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯

El hotel, con capacidad para 30 personas, dispone de diez habitaciones dobles con baño completo y accesibles para minusválidos. Son amplias y confortables estancias que incluyen salón y terraza. Estas habitaciones están totalmente equipadas para su comodidad y descanso, por lo que disponen, por ejemplo, de televisión y teléfono.

También contamos con cunas y diez camas supletorias que se hallan a disposición de los clientes que las necesiten para cubrir sus necesidades de alojamiento


SERVICIOS DE RESTAURACIÓN
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯

En el HOTEL RURAL LOS QUIÑONES disponemos de un bar - cafetería, accesible para minusválidos, y un comedor en el que podrá degustar alimentos ecológicos y productos locales.

También contamos con un restaurante, abierto al público y accesible para minusválidos, en el que ofrecemos una variada selección de los mejores platos de la zona. Nuestras especialidades son las siguientes: truchas con trufas, migas de pasta, caldereta, gachas de miel morteruelos y atascatunas. Nuestros servicios tienen estos precios aproximados:

- Desayuno: 4 €.
- Comidas: 14 €.
- Cenas: 14 €.

Fotografías

Foto 1Foto 3Foto 4Foto 5Foto 6Foto 7Foto 8

Localización

  • Latitud:40º 35' 33'' N
  • Longitud:1º 54' 33'' W

DATOS DE INTERÉS TURÍSTICO
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯

Por los pinares próximos a Peralejos pastan en la tierna pradera los toros de lidia de la ganadería de Gracia Sorando, con sede en el propio Peralejos. El toro de lidia es figura de aquella tierra bravía de elegante estampa, noble y hermosa como la que más, pero temible en los días de cellisca, en las noches crudas de los inviernos, cuando sólo el salir de casa es toda una aventura, a la que las buenas gentes del lugar tantas veces habrán de hacer frente.
Al otro lado del río Cabrillas, los soberbios farallones que por encima de los pinos alzan su testa de piedra, recuerdan aquellos otros de la vecina Serranía de Cuenca, alineados como murallas de un enorme Jericó, como obra de titanes en las márgenes de los ríos. Y el pueblo, que deberá aparecer de un momento a otro, guarda ciertas semejanzas en emplazamiento y estilo, con la villa de Tragacete, poco más allá, la más pintoresca y acogedora de los contornos, y la mejor dispuesta para el turismo; una realidad hace tiempo insospechada, sobre la que hoy basa gran parte de su economía.
El pueblo surge a la vuelta de una curva después de muchos kilómetros de viaje, con sus casas retocadas, amarillas y blancas, bajo techumbres rojizas casi todas ellas. Está situado en mitad de una caldera natural inmensa, rodeada de montanas grises en cuya cumbre destaca el abrupto roquedal.
Cuando se entra por la primera calle, por la calle larga que lleva como oficial el nombre de Arroyo de Arriba, todavía pueden verse algunas casonas de vieja concepción, en las que cuenta, como reliquia de aquel otro Peralejos, con galerías de tosco barandal de palitroques, y rincones pocos, esa es la verdad- capaces de aportar a quienes los observan con detenimiento, imágenes retrospectivas del pueblo de pastores y ganaderos que antes fue, del pueblo de hacheros y leñadores, de gancheros y madereros, cuya vida y costumbres marcan, muchos años después, un tiempo de leyenda en el que, una vez allí, al viajero gusta que se entretenga su imaginación.
Sobre la plaza de la Fuente se alza, mirando hacia el río, la espadaña de su iglesia parroquial de San Mateo. Todo viene a estar a mano en Peralejos: la iglesia, la plaza Mayor, las casonas solar de aquellas familias de renombre, las huertas, los montes, el pinar, los hoteles y las aguas verdes del Tajo tan joven aún.

En Peralejos de las Truchas hay tres plazas: la Plaza Mayor, la de la Fuente, lar la Plaza de la Taberna. A distintas alturas al andar por sus calles, se enfrenta el caminante con casonas bicentenarias de renombrada raíz, casas que dieron al pueblo una importante nómina de hijos distinguidos, como la de los Araúz, la de los Sanz o la de los Jiménez; ésta última en la calle que dicen de la Cañada.
El tiempo corre en Peralejos vertiginosamente; se agota enseguida en un solo mirar y mirar. Los altos que llaman de la Muela de Utiel y los cortes rocosos de Zaballos y de la Vieja, anuncian muy próximo el verdadero paraíso serrano: los cauces del río; un relax para el corazón del sufrido caminante que vino desde lejos, un antídoto eficiente y muy recomendable para los males de la vida moderna.
Muestra el pueblo, contemplado desde el Cerro Molina, un bello conjunto homogéneo de clásica arquitectura popular serrana, cornpuesto de más de doscientas casas, atravesando al centro por un arroyo escaso al que cruzan dos puentes, y que hoy ha sido en parte canalizado y cubierto. Destaca de sus edificios la iglesia parroquial dedicada a San Mateo. Obra sencilla del siglo XVII, con torre de campanas sobre el muro occidental, y al sur, bajo atrio, la portada construida en 1652. El interior es muy amplio, de tres naves separadas entre sí por arcos de medio punto. Es de planta cruciforme, con la parte central cubierta por cúpula hemisférica en cuyas pechinas se dibujan con vivos colores los cuatro evangelistas. Por el templo se distribuyen varios altares barrocos, de trazos y hechuras populares, con varias tallas de la época, de los siglos XVII y XVIII, entre las que destacan una pareja de San Pedro y San Pablo; un San Sebastián de madera; el Santísimo Cristo; la Virgen del Carmen y la Virgen de Ribagorda. Tiene también algunos cuadros interesantes, con dos escenas del Purgatorio, y, sobre todo, una magnífica serie de lienzos de apóstoles de escuela tenebrista.
Por el caserío puede admirarse, además de la gran fuente de la plaza, y diversos edificios de acusado y valioso tinte popular, algunas casonas molinesas, en su mayor parte ya adulteradas por sucesivas reformas. Así son destacables las casonas de los Sanz, del siglo XVI, aunque en gran parte reedificada en 1670 por el canónigo, consejero real e inquisidor D. Mateo Sanz Caja, quien la añadió una capilla de sencilla arquitectura y fuertes muros; la de losJiménez, del siglo XVII, en la calle de la Cañada; la casa grande de los Arauz, edificada en 1816, y la de los Díaz, algo más antigua. Es también de interés el edificio, de características molinesas plenas, de la herrería de la Hoceseca, obra del siglo XVIII, con magnífica colección de rejas. Y la ermita de Na Sra de Ribagorda, en plena sierra, de origen medieval, pero reconstruida totalmente, en el siglo XVIII, por los Arauz, de los que se ven algunas lápidas en el suelo.
Son muchas y muy curiosas las leyendas populares que se refieren a Peralejos. Con gran sabor medieval figuran las del hallazgo de la patrona, Ntra. Sra. de Ribagorda, o la terrible historia de los hermanos moros Abendarraez y Zahara, que vivieron en el castillo de Saceda. Otras varias contarán los aldeanos, al amor de la lumbre en los largos días del invierno, si se les pregunta por ellas.

Esta web utiliza cookies. Si sigue navegando, se entiende que acepta las condiciones de uso. ¿Que es esto de las cookies? Aceptar